Número especial: Feminismo y/en/como Psicología

fempicblog

Hace varios meses que teníamos la tarea pendiente de comentar el último número especial de la revista History of Psychology (Vol. 18, Nº 3), publicado en agosto del año pasado y que estuvo dedicado a Feminismo y Psicología. Pensamos que comentar estos artículos podría servir para visibilizar una temática emergente y, por qué no decirlo, controversial. Los artículos seleccionados en este número ayudan a construir una historia de la relación entre feminismo y psicología; rescatar puntos de encuentro entre estos dominios y señalar algunos espacios de tensión que se desplazan hacia las perspectivas de género y las ciencias psy. Y en este contexto, la perspectiva transversal de este número es clara: el intercambio entre el feminismo y la psicología ha sido persistente, continuo y productivo, a pesar de tomar formas contingentes, histórica y geográficamente (Rutherford y Pettit, 2015).

El número comienza con la introducción de sus editores Alexandra Rutherford y Michael Pettit titulada: “Feminism and/in/as psychology: The public sciences of sex and gender” (El feminismo y/en/como Psicología: La ciencia pública del sexo y el género). Se destaca la exposición un modelo tripartito que conceptualiza la dinámica trayectoria que une a estos campos. El primer eje “Feminismo y Psicología”, aborda las tensiones entre este movimiento político y una disciplina que, desde una posición normativa y la voz de algunos de sus representantes, valida supuestos androcéntricos y heterosexistas a lo largo de su historia. El segundo, “Feminismo en Psicología” releva aquellos momentos históricos en que las -autodenominadas- feministas intervinieron en la disciplina para alterar sus contenidos, metodologías y poblaciones, rescatando eventos anteriores al período tradicionalmente asociado con las “fundadoras de la psicología feminista” (1970). Finalmente, un tercer eje aborda “El Feminismo como Psicología” y “La Psicología como Feminismo”, explorando el terreno compartido y, específicamente, señalando los momentos históricos en que ambos hicieron causa común a nivel conceptual, metodológico y epistemológico.

hop-150En el artículo “The personal is scientific: Women, gender, and the production of sexological knowledge in Germany and Austria, 1900–1930” (Lo personal es científico: la mujer, el género y la producción de conocimiento sexológico en Alemania y Austria, 1900-1930) Kirsten Leng visibiliza las contribuciones de una serie de mujeres a la sexología durante principios del siglo XX en la Europa de habla alemana. Tradicionalmente se reconoce como “fundadores” a Richard von Krafft-Ebing y a Magnus Hirschfeld, omitiendo el valor de las investigaciones de mujeres que movilizaron su género reconociendo su propia experiencia como una forma privilegiada de “conocimiento situado”. Basada en el análisis de textos escritos entre 1900 y 1931, la autora muestra cómo las mujeres eran capaces de hacer valer su autoridad y conocimiento en determinadas áreas temáticas: la sexualidad de las mujeres y la diferencia sexual. Pero también se ponen de manifiesto las limitaciones de la mujer en una perspectiva de género implicando su interseccionalidad con la raza y clase social. Interrogando al género, este artículo presenta matices muy necesarios para la comprensión de la sexología, señalando un espacio donde nuevas subjetividades sexuales fueron imaginadas, articuladas, y debatidas.

Ann Jonhson y Elizabeth Johnston son autoras del trabajo “Up the years with the Bettersons: Gender and parent education in interwar America” (Hasta los años con los mejores hijos: Género y educación de padres en los Estados Unidos de entreguerras). Este estudio reporta cómo entre los años 1920 y 1930, junto al movimiento de educación de padres en USA se abre el campo del desarrollo infantil como un espacio de formación y que genera puestos de trabajo para psicólogas y otras profesionales afines. A partir de la exploración de ejemplos proporcionados por las mujeres en el Instituto de Minnesota de Bienestar de la Infancia, que produjeron programas de radio sobre la crianza del niño, se rescata el papel de algunas mujeres que presentan formas de pensar la vida familiar desafiantes para la época. En este contexto, se aborda el impacto de expertas que participan en el movimiento de educación de padres y que, por ejemplo, cuestionan las definiciones de John B. Watson acerca de la maternidad centrada en la función de ajuste y fomentan la ampliación de los roles parentales y la autorrealización. Su análisis sugiere roles de género que se desplazaban en direcciones más igualitarias, entregando un conocimiento de nuevas opciones de identidad para las mujeres y los hombres.

bn-lv456_randd_j_20151223125331
El ensayo de Teri Chettiar titulado “Treating marriage as “the sick entity”: Gender, emotional life, and the psychology of marriage improvement in postwar Britain” (Tratando el matrimonio como “entidad enferma”: el género, la vida emocional y la psicología del matrimonio mejora en la Gran Bretaña (GB) de la posguerra) examina cómo las relaciones de pareja llegaron a constituirse en objetos terapéuticos después de la Segunda Guerra Mundial (SGM), ampliando el significado y la comprensión del matrimonio. En contraste con las preocupaciones que prevalecen durante las décadas acerca de insatisfacción sexual como el principal impedimento para la estabilidad matrimonial, consejeros/as y terapeutas matrimoniales después de la SGM proponen que la armonía conyugal depende de la madurez psicológica cónyuges. Así, la incapacidad para sostener el matrimonio estable fue interpretada como un signo de interrupción del desarrollo, derivada una relación disfuncional con uno o ambos padres durante la infancia. La igualdad -pero también la diferencia- en relación a los roles de género se transforma en la piedra angular de la moderna comprensión del matrimonio. El éxito terapéutico trasciende la estabilidad en el matrimonio, incorporando como medidas la actuación adulta de roles femeninos y masculinos.

El trabajo de Susanna Kim y Alexandra Rutherford, titulado “From seduction to sexism: Feminists challenge the ethics of therapist–client sexual relations in 1970s america” (Desde la seducción al sexismo: las feministas cuestionan la ética de las relaciones sexuales entre terapeutas y clientes en USA de 1970s) revela que hasta entrados los 70s, la línea entre la seducción y la explotación sexual era extremadamente borrosa tanto para pacientes como para terapeutas. Psicólogos y otros profesionales de la salud mental que se vinculan sexualmente con sus pacientes no cometían violaciones éticas. Y no fue hasta que, en el marco de del grupo de trabajo de la APA sobre el sesgo y estereotipos de roles sexuales en la práctica psicoterapéutica (Task Force on Sex Bias and Sex Role Stereotyping in Psychotherapeutic Practice), un grupo de psicólogas feministas documentaron el sexismo en la psicoterapia, visibilizando como transgresiones graves las relaciones sexuales entre terapeuta-cliente. Estos esfuerzos se contextualizan en una crítica feminista más amplia hacia las disciplinas psi que comenzaron a finales de los 60, evidenciando cómo el sexismo implícito en conductas de seducción y la intimidad sexual con clientes no eran éticas. Como un ejemplo de intervención feminista en la psicología (y en la sociedad) de ideologías de género existentes, este proceso destaca el fortalecimiento mutuo de la relación entre psicología y feminismo, mostrando su confluencia tanto metodológica como políticamente.

abortioncaravanjpg.jpeg.size.custom.crop.1086x725
Nora Ruck es autora del trabajo “Liberating minds: Consciousness-raising as a bridge between feminism and psychology in 1970s Canada” (Mentes liberadoras: la concienciación como un puente entre el feminismo y la psicología en el Canadá de 1970s). Allí examina las interrelaciones entre la psicología y el feminismo en el trabajo de psicólogas feministas y feministas radicales en Toronto a principios de 1970. Para la psicología feminista canadiense, así como para el activismo de la segunda ola, Toronto fue un punto de acceso en particular; un espacio para una escena animada de las feministas que trabajan establecidas en organizaciones de mujeres junto con las feministas socialistas y radicales más jóvenes. Este artículo analiza las interrelaciones de la psicología académica feminista y el activismo feminista, centrándose en la toma de conciencia, una práctica que se comprometió a tender un puente sobre las tensiones entre lo personal y lo político, la liberación psicológica y social, el conocimiento cotidiano y la producción de conocimiento institucional, la teoría y la práctica, como así como el movimiento de mujeres y otros ámbitos de sus vidas.

Finalmente, el trabajo de Jenifer Dodd, “The name game”: Feminist protests of the DSM and diagnostic labels in the 1980s” (El nuevo juego: protestas feministas al DSM y etiquetas diagnósticas en los 80s), examina las protestas al Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM) a mediados de la década de 1980, pmostrando cómo las feministas que trabajan en los campos de salud mental lidiaron con las tensiones entre su visión política y su trabajo. El DSM se convirtió en un sitio donde las mujeres intentaron dilucidar las cuestiones relacionadas con el género, la profesionalización y el poder e influencia del “etiquetamiento”. Las feministas privilegiaron una lectura sociológica de género, evidenciando que el límite entre lo social y patológico no estaba claro. Este debate ejemplifica una propuesta para diagnosticar a los violadores como enfermos mentales, mientras se tensiona la violación como un problema de violencia hacia las mujeres, en lugar de un problema de la sexualidad masculina. Para las mujeres profesionales, esta propuesta y el DSM más ampliamente, plantearon una serie de preguntas sobre si ambos marcos podrían integrarse, y si los tratamientos psicológicos para los problemas sociales eran apropiados.

Invitamos a nuestros/as lectores/as a revisar con mayor profundidad los artículos de este número especial y a enviarnos sus comentarios y opiniones.

Foro Abierto: ¿Es posible realizar historia crítica desde el interior de la propia disciplina?

Este interrogante estructura gran parte de la ‘nueva historia’ o historiografía critica de la psicología. Como es de publico conocimiento, la historia revisionista de la psicología que especialmente en Estados Unidos se difundió a partir de 1970 se fundamentó en gran medida a través de diferenciarse de la historiografía que le antecedía (la historia de Boring, y en menor medida de autores como Murphy, Heidbreder, etc.). Y parte de las críticas realizadas por los ‘nuevos’ historiadores a la historia clásica fue remarcar precisamente que, al realizar lecturas celebratorias del pasado de la disciplina, los historiadores ‘clásicos’ –fuertemente vinculados con el experimentalismo, el operacionalismo, y el positivismo- canalizaban la reconstrucción histórica para fundamentar puntos de vista propios (del propio historiador, de la escuela del historiador, de su orientación metodológica, etc.)

Con el auge de la historiografía crítica, autores como K. Danziger, M. Ash, M. Woodward y L. Furumoto, entre otros, coincidieron en afirmar que, de acuerdo a lo anterior, era mucho mas factible que la historia critica proviniera de la pluma de autores no psicólogos que de autores enrolados en ciertas orientaciones teóricas (especialmente de aquellos que eran investigadores activos y tenían, en cierto sentido, razones para legitimar sus ideas en la autoridad del pasado de la ciencia). Tal observación se vio acompañada por un aumento considerable de historiadores profesionales (no psicólogos) en el campo, al punto que quince años después del nacimiento ‘canónico’ de la nueva historia de la psicología K. Danziger se preguntaba si la historia de la psicología como actividad especifica tenia futuro, o si sería absorbida por departamentos de historia de la ciencia.

Por tanto, la pregunta sobre la posibilidad de congeniar pertenencia e identidad profesional con historia crítica es nos lleva hasta las raigambres de los debates que vienen surcando el campo historiográfico en las ultimas décadas. Entre otras razones, se ha aducido que la necesidad por ilustrar, o fundamentar, o legitimar puntos de vista contemporáneos, hace con qué un autor puede virar a la historia no para retratarla de forma plausible y verídica, sino para cubrir necesidades presentes. Esto, que incurre en la falacia del presentismo, tiene la particularidad de insertarse en gran parte de la literatura científica contemporánea: Danziger (1994) la ubica en los usuales ‘marcos teóricos’ o ‘introducciones’ de los papers científicos. Según este historiador, la reconstrucción rápida, general y nada critica del estado del arte de un objeto psicológico con la finalidad de contextualizar una investigación es la operatoria ejemplar de la historia a que tenderían naturalmente los psicólogos sin formación en historia. Por el contrario, una historia auténticamente critica debería ‘deconstruir’ los objetos psicológicos, señalar su arbitrariedad, contextualizar su surgimiento y auge en contextos socio-culturales específicos, etc. (Danziger, 1984).

El problema se recrudece si se considera que esta ‘criticidad’ no es la única que ha sido propuesta para el campo: ideas menos célebres pero igual de sistemáticas como las de W. Woodward para una historiografía critica precisamente señalan que la criticidad histórica no involucra necesariamente la deconstruccion de la teoría y metodología psicológica, sino la reconstrucción de eventos históricos de la psicología significativos para los problemas contemporáneos, y de forma maximemente racional (es decir, fundamentándose en el mayor acervo de evidencias documentales disponibles). En tal sentido, si se acepta esta postura entonces es difícil pensar en alguien mas capacitado para considerar los problemas significativos de la psicología que un propio psicólogo en tanto investigador activo.

Este problema no constituye por supuesto una dicotomía. En un celebre debate que tiene casi veinte años, los historiadores de la psicologia H.V. Rappard y K. Danziger y la historiadora de la ciencia T. Dehue se inclinaban a considerar, entre otras cosas, que la dicotomía ‘interno’-‘externo’, era en extremo sobresimplificadora (Dehue hablará de historiadores ‘de la comunidad’ para referirse a los historiadores que son psicólogos) y que el auténtico dilema era el de realizar una historia con rigor (nutrida en investigación de archivo, de acuerdo a los cánones de la historiografía científica) versus el realizar una historia relevante para las actividades, problemas y debates contemporáneos de la comunidad científica de psicólogos. En efecto, en esto resuenan planteos aun mas antiguos, como los de R. Young (1966), quien en su clásica critica a la historiografía de las ciencias del comportamiento indicaba que debía trascenderse la tendencia a la historia descriptiva (expositiva) y la “storytelling” para abordar historias en profundidad, sobre temas controversiales, y en vinculo con los diversos campos de las ciencias del comportamiento. Sin embargo, el propio Young se planteaba, antecediendo a autores como los citados arriba, si un investigador (experimentalista, pero nosotros agregaríamos en cualquier área de la psicología) a tiempo completo podía en paralelo dedicarse a alcanzar los exigentes estándares de la historiografía científica.

Por lo anterior, el debate sobre si es posible realizar una historia critica aun sigue resonando entre los pasillos de los departamentos de psicología, las cátedras de historia de la psicología, y de los departamentos de historia de la ciencia. Quedando pendiente, en el centro de nuestras comunidades la discusión sincera y abierta sobre los alcances de las reconstrucciones historiográficas que tienen implicancias presentes, y del lugar de aquellas que parecen más distantes del quehacer cotidiano del mundo psi. Así como también, de como la historia puede alcanzar aquellos rincones más distantes de la academia, en la práctica misma de los psicólogos aplicados a la salud, el trabajo, la sociedad, sin perder fundamento ni relevancia disciplinar.

Dejamos abierta estas incógnitas con la intención de que todos aquellos que quieran dar su opinión puedan abrir el camino en este nuevo espacio del foro abierto….

REFERENCIAS

Danziger, K. (1984). Towards a Conceptual Framework for a Critical History of Psychology. Revista de Historia de la Psicología, 5(1), 99-107.

Danziger, K. (1994). Does the history of psychology have a future? Theory and Psychology, 8(5), 467-484. doi: 10.1177/0959354394044001

Young, R. (1966). Scholarship and the History of the Behavioural Sciences. History of Science, 5, 1-51. doi: 10.1177/007327536600500101

Reestructuración editorial a 5 años de la creación del Blog

El Blog da Rede Iberoamericana de Pesquisadores em História da Psicologia, fue ideado en Junio del año 2011 durante el XXX Congreso Interamericano de Psicologia llevado a cabo en Medellin, y tuvo su presentación oficial en octubre de ese mismo año en el XII Encuentro Argentino de Historia de la Psiquiatría, la Psicología y el Psicoanálisis llevado a cabo en Buenos Aires, cuando la Red se encontraba coordinada por Ana Jacó – Universidade do Estado do Rio de Janeiro (Brasil).

El blog pasó por diferentes periodos en sus primeros 5 años de trabajo. Inicialmente se organizó con dos coordinadores: Sérgio Dias Cirino – Universidade Federal de Minas Gerais (Brasil) y Francisco Teixeira Portugal – Universidade Federal do Rio de Janeiro (Brasil), acompañado de varios editores entre los que se encontraban: Rodrigo Lopes Miranda – Universidade Federal de Minas Gerais (Brasil), Eustáquio José de Souza Júnior – Universidade Federal de Minas Gerais (Brasil), Bruno Jaraba – Universidad Nacional de Colombia (Colombia), y uno de los que les habla, Fernando Andrés Polanco – Universidad Nacional de San Luis (Argentina). En ese origen, este espacio se creó con el fin de convertirse un lugar de referencia para la publicación y promoción de eventos, instituciones, publicaciones y hechos históricos de relevancia.

Presentación del Blog - Buenos Aires 2011

Presentación del Blog – Buenos Aires 2011

Fue así, que se publicaron noticias de los Encontros Clio-Psyche, los Encontros Helena Antipoff, los Encuentros Argentinos de Historia de la Psiquiatría, la Psicología y el Psicoanálisis, los simposios organizados por la RIPeHP en los congresos de la Sociedad Interamericana de Psicología, entre otros eventos. Por otro lado, se realizaron entrevistas a diferentes referentes de la historia y del campo que nos ayudaron a enriquecer nuestras publicaciones, como fue el caso de la entrevista de Julio Villegas, quien ya no se encuentra entre nosotros, sobre formación; o la entrevista de Saulo Araujo sobre la relación filosofía y psicología como proyecto de investigación, entre otros.
Estos fueron algunos de los logros de un trabajo arduo y gratuito llevado adelante con la convicción de que era necesario comunicar nuestro quehacer como historiadores.
Posteriormente, este trabajo siguió adelante con los aportes de nuevos editores que fueron sumándose a la estructura del Blog, entre los cuales encontramos a, otros de los que les habla Filipe Degani-Carneiro – Universidade do Estado do Rio de Janeiro (Brasil), y Fernando Ferrari – Universidad Nacional de Córdoba (Argentina), Hugo Leonardo Rocha da Silva Rosa – Pontifícia Universidade Católica do Rio de Janeiro (Brasil), Joan Sebastian Soto Triana – Universidad Nacional de Colombia, María Isabel Reyes – Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (Chile) y Mariano Ruperthuz – Universidad de Santiago de Chile, quienes fueron sumándose a medida que otros editores tuvieron que dejar su función por diferentes motivos. En esta segunda etapa, continuamos con la línea editorial anterior aunque sin coordinadores, la responsabilidad ejecutiva final paso a manos de la coordinadora de la Red, trabajo que dio resultados hasta el año pasado, donde debido a la pérdida de inercia, de objetivos y proyecciones más a largo plazo podemos decir que las publicaciones se fueron pausando y perdiendo contenido.

Encuentro de las Red de Investigadores de la Historia de la Psicología - 2013

Encuentro de las Red de Investigadores de la Historia de la Psicología – 2013

Fue así que por decisión de la nueva coordinación de la Red, llevada adelante por Cristiana Facchinetti – Fundação Osvaldo Cruz, Rio de Janeiro (Brasil), se volvió a la estructura organizada por dos coordinadores, editores, y una nueva categoría denominada corresponsales. También, en una reunión general de coordinación de la red y editores se propuso crear varias líneas y secciones nuevas con la intención de diversificar las publicaciones del blog.
Es así, que desde esta nueva etapa en la que desde la coordinación esperamos llevar adelante estas nuevas secciones, con ayuda de los editores y los nuevos corresponsales de cada país quienes nos darán noticias sobre la historia de la psicología, y a quienes iremos presentando a medida de que vayan sumándose al trabajo editorial de nuestro blog.
En principio, queremos anticipar que María Isabel Reyes y Joan Sebastian Soto Triana encaran la difícil tarea de realizar publicaciones sobre el historia de la psicología y género, etnicidad y desarrollos emergentes. Por otro lado, Fernando Ferrari junto a un nuevo editor invitado Catriel Fierro, desarrollaran una sección denominada Foro abierto, con la idea de que se discutan y evidencien debates abiertos en nuestro campo sobre el cómo, dónde y cuándo se realiza la historización de la psicología. Por otro lado, contaremos con las informaciones sobre diferentes países con el fin de tener noticias sobre historia o hechos históricos de relevancia de los mismos. Finalmente, tendremos una sección que intentará promocionar y discutir, las obras e investigaciones de diferentes integrantes de la RIPeHP.
Queremos agradecer el aporte de todos aquellos miembros que pasaron por el blog, y en esta nueva etapa, deseamos poder alcanzar todas las expectativas de los cambios propuestos, y llevar adelante una función renovada y dinámica que requiere estos nuevos tiempos.

Estudios Sociales de la Ciencia e Historia de la Psicología

ciencias

Quisiera explorar una vía que recientemente se ha considerado un interesante campo de estudio desde la sociología del conocimiento e historia de la ciencia. Los estudios Sociales de la Ciencia y la Tecnología (ESCT) han sido una herramienta útil para comprender los entramados de la ciencia, la tecnología y sus prácticas, han merecido un lugar en las interpretaciones contemporáneas de los elementos que configuran la producción de lo que se ha denominado tecnociencia.

Los Estudios Sociales de la Ciencia y la Tecnología (ESCT) se pueden considerar un área de estudio, que desde diversas perspectivas de análisis, reflexionan sobre las características culturales, políticas y éticas de las formas de producción, socialización y uso del conocimiento científico. Un procedimiento interesante de los ESCT, es su propuesta historiográfica que abre las puertas a distintas vías de análisis de lo constitutivo de las tecnociencias. Es así que desde la sociología del conocimiento científico se abre el espacio para la reflexividad y la simetría, como definiciones que orientan los procesos de comprensión de los hechos sociales de la ciencia en sus aciertos y errores, comprendida como producto histórico (Bloor, 1971/1998).

Adicionalmente, se desarrollan formas metodológicas para observar la producción de los hechos científicos como productos sociales que implican tradiciones, rituales, procedimientos, replanteamientos y que son los antecedentes de la estabilización de dispositivos discursivos sobre la actividad científica. Estos estudios denominados etnografías de laboratorio, se concentran en abrir la cultura de la producción científica a la comprensión social (Latour y Woolgar, 1986).

Sumado a estas propuestas se encuentran los estudios de movilización de dispositivos conceptuales y prácticos de la ciencia a localidades específicas. Estas formas comprensivas incluyen la reflexión sobre la clásica oposición Centro – Periferia, derivada de las teorías de difusión. La crítica reflexiva observada en los ESCT posibilita la comprensión de la movilidad como efecto de procesos de interés político, producto de relaciones internacionales, institucionalización de prácticas efectivas de racionalidad acomodadas a contextos locales que implican interpretaciones y modificaciones de los conceptos y las prácticas. Se dejan de lado las historias heroicas de personajes que mueven ciencia y, se privilegian las observaciones sobre intereses grupales, los recursos materiales y las posiciones de poder que posibilitan ciertas formas de racionalidad (Chambers y Guillespie, 2000; Restrepo, 2000; De Greiff y Nieto, 2005).

Los estudios sobre la controversia y traducción, producto de las reflexiones sobre la Teoría del Actor Red, son un interesante recurso para elaborar formas historiográficas que implican el rastreo de redes de relaciones entre actores. El análisis desde esta perspectiva privilegia la manera en que los actores, humanos o no humanos, traducen intereses para producir realidades tecnocientíficas, en este caso la teoría exhibe una suerte de rastreo que permite recorrer la red y sus configuraciones, ocupándose de observar las relaciones sociales que emergen y cómo éstas afectan la producción de negociaciones sobre conceptos, prácticas, tecnología y todo lo que pueda resultar como producto de la sociedad (Latour, 1992; Callon, 1986; Law, 1992)

Cada una de las vías superficialmente expuestas, son posibilidades para lograr novedosas miradas sobre la historia de la psicología. Cada una de estas vías puede traer formas de interpretación de los antecedentes sociales de la psicología como tecnociencia que se abre espacios en las sociedades ensamblando realidades particulares sobre los contextos en los que se relaciona. Estas vías pueden ser un valioso  proceso metodológico que ofrece perspectivas reflexivas para discutir las versiones tradicionales de la historia de la psicología.

Para ahondar sobre historias de la psicología utilizando las vías sugeridas por los ESCT, sugerimos algunas publicaciones sobre el tema en la sección especial “Saberes y prácticas psicológicos desde los estudios sociales de la ciencia y la tecnologíapublicada en la Revista Summa Psicológica UST Vol 12 No 1. (2015). También los invitamos a revisar otros artículos sobre el tema:

Jaraba-Barrios, B., & Mora-Gámez, F. (2010). Reconstruyendo el objeto de la crítica: sobre las posibles confluencias entre psicología crítica y estudios sociales de la ciencia y la tecnología. Revista Colombiana de Psicología,19(2), 225-239.

Moreno, P. (2014). Producción de evidencia psicológica en el debate jurídico sobre adopción gay en Colombia. Universitas Psychologica, 13(5), 1931-1940. doi:10.11144/Javeriana.upsy13-5.pepd

Narciandi, J. C. L. (2009). ¿ Sujetos o” actantes”? El constructivismo de Latour y la psicología constructivista. AIBR, Revista de Antropología Iberoamericana, 4(1), 113-136.

Serrano, F. T., & i Argemí, M. D. (2005). Asociaciones heterogéneas y actantes: el giro postsocial de la teoría del actor-red. AIBR. Revista de Antropología Iberoamericana, (Esp), 0.

Referencias

Bloor, D. (1998). Conocimiento e imaginario social. Barcelona, España: Gedisa. (Trabajo original publicado en 1971).

Callon, M. (1986). The Sociology of an actor-network: The case of the electric vehicle. En M. Callon, J. Law & A. Rip (Eds.), Mapping the dynamics of science and technology (pp. 19-34). London, England: Macmillan Press.

Chambers, D., & Gillespie, R. (2000). Locality in the history of science: Colonial science, technoscience and indigenous knowledge. Osiris, 15, 221-240.

De Greiff, A., & Nieto, M. (2005). Anotaciones para una agenda de investigación sobre las relaciones tecnocientíficas Sur-Norte. Revista de Estudios Sociales, 22, 59-69.

Latour, B., & Woolgar, S. (1986). La vida en el laboratorio. Madrid, España: Alianza.

Latour, B. (1993). Ciencia en acción: cómo seguir a los científicos e ingenieros a través de la sociedad. Labor: Barcelona.

Law, J. (1992). Notes on the theory of the actor-network: Ordering, strategy, and heterogeneity. Systems Practice, 5(4), 379-393.

Obituario: Julio Villegas (1944-2016)

Julio-VillegasLamentamos el reciente fallecimiento de nuestro destacado colega y profesor Julio Villegas.

Nacido en 1944 en la ciudad de San Carlos, Ñuble, Chile. Estudió y egresó de la carrera de psicología en 1969 de la Universidad de Chile. Obligado a dejar el país tras el golpe cívico-militar, se radica en Venezuela y retorna a Chile en 1983. Realizó su formación de post grado en el Programa de Master of Science en Psicología Social y Doctorado en Psicología Social.

Julio Villegas ocupó distintos cargos y funciones de importancia en el desarrollo de la institucionalidad en la Psicología, entre ellos: Secretario General por 5 períodos consecutivos (1973-1983) y Fundador de la Asociación Latinoamericana de Psicología Social (ALAPSO); Secretario Ejecutivo (1983-1989), Vice-Presidente para América del Sur por 5 períodos consecutivos (1983-1989) y Presidente en 1993 del 24º Congreso de la Sociedad  Interamericana de Psicología (SIP); Director del Colegio de Psicólogos (2005-2008).

Fue consultor de Revistas Internacionales, Fundador y Presidente de la Asociación Chilena para la formación académica y entrenamiento profesional en psicología desde el 2006 a la fecha.Trabajó como informante especializado en Psicología Social para concursos Fundecyt y Conicyt, y ha sido docente de diversas universidades chilenas y extranjeras (Universidad Central de Venezuela).

Su obra escrita se destaca por a producción de artículos y libros nacionales como internacionales, abordando principalmente temas sobre la formación del psicólogo en Chile y Latinoamérica, como también acerca de la Historia de la investigación científica de la Psicología en Chile. Recientemente fue reconocido con el Premio Interamericano de Psicología (2015), siendo el primer chileno en recibirlo. El 25 de septiembre de 2015 la FACSO de la Universidad de Chile realizó un reconocimiento público a su labor gremial y profesional.

Fuente: http://www.facso.uchile.cl/agenda/115448/homenaje-a-julio-f-villegas-bustos

 

Mujeres y Psicología: lecturas desde otro género.

Este 8 de Marzo nos gustaría recomendarles tres libros que abordan las contribuciones de las mujeres en el desarrollo de la psicología a nivel local y global. Cada uno de ellos nos recuerda algunos de los factores que han invisibilizado su papel en la Historia y que, de una u otra forma, se mantienen vigentes en el contexto actual.

El primero de ellos se titula “Pioneras sin Monumentos: mujeres en psicología”. Su autora es la Dra. María Inés Winkler, quien publicó este libro tras dedicar más de 4 años a investigar el rol de las mujeres en los primeros años de desarrollo de la profesión en USA, Argentina y Chile. En él rescata las historias familiares, sociales y profesionales de una selección de pioneras en cada país, comparando sus trayectorias y develando los obstáculos que tuvieron que sortear para desarrollarse en un contexto que dificultaba su inserción en el mundo académico y profesional.

Pioneras-sin-monumentos-mujeres-en-psicología-0000011621321

En segundo lugar destacamos el libro “Psicología y feminismo. Historia olvidada de mujeres pioneras en psicología” (2005) de la Dra. Silvia García Dauder. Este libro editado el año 2005, rescata el aporte de mujeres pioneras de la psicología a nivel mundial, visibilizando también cómo el discurso psicológico de la época se constituye en un dispositivo que produce modos de compresión y control sobre las mujeres (en plural). En este contexto, devela el importante papel de algunas mujeres que se revelan y resisten a mantener una posición subalterna.

Portada_1

Finalmente el libro “Clio-Psyché: Gênero, psicologia, história” (2012) editado por los Dres. Francisco Texeira y Ana María Jacó, resulta una lectura obligada cuando se trata de abordar las cuestiones de género y feminismo en el campo de la historia de la psicología. En él se desarrollan una serie de presentaciones y discusiones que tuvieron lugar en el año 2010 en Río de Janeiro en el marco del Programa de investigaciones y estudios en la Historia de la Psicología (de la UERJ). Este libro compila 16 capítulos que en su conjunto logran mostrarnos cómo las historias locales y personales contribuyen a comprender la situación de las mujeres a la luz de los estudios de género y feminismo .

Portada_2

Actualización de Fechas que conmemoran a la Psicología en países latinoamericanos

wordle 2El Dr. Rubén Ardila de la Universidad Nacional de Colombia nuevamente ha querido colaborar con nuestro blog, compartiendo una actualización que resume las fechas que conmemoran el día de los y las profesionales de la psicología en varios países y organizaciones de nuestro continente. Compartimos con ustedes esta información y les pedimos que nos envíen cualquier información que pueda aportar a su desarrollo y amplitud. Desde ya agradecemos muchísimo la constante solidaridad del Dr. Ardila con nuestra organización y animamos a los/las colegas que tenga más información puedan compartirla para ampliar estos antecedentes.

  • ARGENTINA: Octubre 13. Fecha que se definió en el Encuentro Nacional de Psicólogos y Estudiantes de Psicología en octubre de 1974, organizado por la Confederación de Psicólogos de la República Argentina, COPRA.
  • BOLIVIA. Julio 12. Conmemora la fundación del primer programa de Psicología en la Universidad Católica Boliviana San Pablo (UCB) en 1971.
  • BRASIL: Agosto 27. Se promulgó la ley que reglamentó la profesión de psicólogo y la formación en el país. La ley nº 4.119 del 27 de agosto de 1962, fue la primera legislación que da reconocimiento a la psicología como profesional en Latinoamérica.
  • CHILE: Diciembre 9. Conmemora la promulgación de la ley nº 17.033 del 9 de diciembre de 1968, que dio existencia al Colegio de Psicólogos de Chile.
  • COLOMBIA: Noviembre 20. Fundación del Instituto de Psicología Aplicada de la Universidad Nacional de Colombia, 1947, base de la carrera de psicología en el país.
  • COSTA RICA: Noviembre 10. Conmemora la aprobación de la ley que dio vida al Colegio Profesional de Psicólogos de Costa Rica (1978). En ese país los/as profesionales de la psicología deben pertenecer al Colegio para poder ejercer la profesión.
  • CUBA: Abril 13. Conmemora la fecha de nacimiento de Enrique José Varona (1849-1933), pedagogo y filósofo cubano, uno de los fundadores de la ciencia psicológica en Cuba. La fecha del 13 de abril la propuso la Sociedad Cubana de Psicología en 2004.
  • ECUADOR: Agosto 14. Día de la Psicología. Conmemora la primera ley de la Federación Ecuatoriana de Psicólogos Clínicos se expidió por medio del Decreto Supremo 3727 del 6 de agosto de 1979 y que se publicó el día 14 de agosto del mismo año, en el Registro Oficial No. 2.
  • EL SALVADOR: Octubre 10. Se conmemora la creación en 1964 de la Sociedad Salvadoreña de Psicología.
  • GUATEMALA: Julio 23. Conmemora la fecha en que un grupo de estudiantes se tomaron la Facultad de Humanidades y lograron independizar la Escuela de Psicología en 1973.
  • HONDURAS: Noviembre 9. Creación del primer programa de psicología del país, en la Universidad Autónoma de Honduras el año 1960. También coincide con la fecha de Creación del Colegio de Psicólogos de Honduras en 1982
  • MEXICO: Mayo 20. Conmemora la primera certificación de un profesional de la Psicología en México, el 20 de mayo de 1966.
  • NICARAGUA: Diciembre 14.
  • PANAMÁ: Junio 22. Conmemora la obtención de la personaría jurídica de la Asociación Panameña de Psicología en 1965.
  • PARAGUAY: Mayo 22. Celebra la fundación de la Sociedad Paraguaya de Psicología en 1966.
  • PERU: Abril 30. Conmemora la fecha de creación del Colegio de Psicólogos del Perú, Decreto Nº 28364 del 30 de abril de 1980.
  • PUERTO RICO: una semana en el mes octubre. El año 2015 el Gobernador del Estado libre Asociado de Puerto Rico proclamó del 8 al 14 de Noviembre la celebración de Semana del Psicólogo/a.
  • REPUBLICA DOMINICANA: Abril 6. La Asociación Dominicana de Psicología aprobó sus estatutos el 6 de abril de 1975. En el 2001 se convierte en Colegio Dominicano de Psicólogos.
  • URUGUAY: Diciembre 6. En 1983 se constituyó la Mesa Coordinadora del Gremio de Psicólogos/as, y se acordó que ese día, diciembre 6 fuera el Día del Psicólogo en Uruguay.
  • VENEZUELA: Noviembre 22. Se creó el Colegio de Psicólogos de Venezuela el 22 de noviembre de 1961. Fue reemplazado por la Federación de Psicólogos de Venezuela, compuesta por los diversos Colegios.
  • DIA DE LA PSICOLOGÍA LATINOAMERICANA: Octubre 8. ULAPSI-Brasil eligió este día para reflexionar sobre la psicología como ciencia, profesión y personalidad colectiva de América Latina.
  • DÍA DEL PSICÓLOGO IBEROAMERICANO: Julio 26. La fecha se decidió durante el III Congreso Iberoamericano de Psicología, en julio de 2002. Ese día se creó la Federación Iberoamericana de Asociaciones de Psicología, FIAP.